La gestión del talento humano en la era del conocimiento

talento-humanoComo es bien sabido una de las características de las organizaciones del presente y del futuro será la gestión del conocimiento, el cual solo podrá gestionarse correctamente si se consideran simultáneamente la organización como un todo; la estrategia; el Talento Humano; el liderazgo; la motivación; la seguridad ocupacional; la tecnología; los procesos de Recursos Humanos y el manejo del Cambio. En el presente articulo se pretende esbozar los principales aspectos que serán necesarios para realizar efectivamente una gestión del Talento Humano en una era donde primará el conocimiento como principal fuente de valor agregado en las Organizaciones y en general en toda la sociedad.

Entenderemos por conocimiento la capacidad de realizar cosas, de agregar valor a las organizaciones y no simplemente información. Conocimiento es capacidad para actuar con eficiencia y eso es algo que se aprende.

argaiv1522

Introducción

Como es bien sabido una de las características de las organizaciones del presente y del futuro será la gestión del conocimiento, el cual solo podrá gestionarse correctamente si se consideran simultáneamente la organización como un todo; la estrategia; el Talento Humano; el liderazgo; la motivación; la seguridad ocupacional; la tecnología; los procesos de Recursos Humanos y el manejo del Cambio. En el presente articulo se pretende esbozar los principales aspectos que serán necesarios para realizar efectivamente una gestión del Talento Humano en una era donde primará el conocimiento como principal fuente de valor agregado en las Organizaciones y en general en toda la sociedad. Entenderemos por conocimiento la capacidad de realizar cosas, de agregar valor a las organizaciones y no simplemente información. Conocimiento es capacidad para actuar con eficiencia y eso es algo que se aprende.

Aspectos Organizacionales

Las organizaciones postmodernas, serán posibles si se realiza una gestión consciente de las estrategias, procesos, estructuras y del Talento Humano. Estrategias que vayan mas allá de tener una simple misión que trate de motivar y comprometer al personal en la búsqueda de un fin sublime. Dichas estrategias deberán ser construidas desde la base, con la participación de todos, emergentes, las cuales requieren personas con un alto nivel de conocimiento. Estrategias que sirvan para definir claramente los objetivos y metas de la organización. Los procesos organizacionales deberán permitir agregar valor y posibilitar el aprendizaje, estar orientados hacia el cliente interno o externo. Procesos simples y fluidos, bien conocidos por todos quienes tienen relación con los mismos: proveedores, ejecutantes, y como ya se dijo, los clientes.

Las estructuras tendrán que ser cada vez mas flexibles y acordes con la estrategia. Con los niveles jerárquicos necesarios para que la información fluya de manera ágil y las decisiones sean tomadas por quienes correspondan de manera oportuna. Quizás una de las características de las estructuras de estas organizaciones sean los múltiples proyectos y los equipos de trabajo, que tal vez no aparezcan en la estructura formal, pero

que serán los verdaderos motores de la organización y donde se requerirá personas con conocimiento, y será allí también donde más conocimiento e innovación se generará.

Personas con perfiles y capacidades adecuadas para perseguir los objetivos y metas planteadas, que amen la búsqueda de la información, que deseen permanentemente aplicarla en situaciones reales de la organización, convirtiéndola en verdadero conocimiento y a partir de éste generar valor.

Para las áreas de Recursos Humanos, es un desafío apoyar a las organizaciones en el logro de su visión, misión y estrategias. Para ello deberán desempeñar el rol de socios estratégicos de la organización.

El Talento Humano

La organización exitosa será la que sea capaz de manejar el conocimiento. Es decir, convertir el conocimiento en información que se comunica a sus clientes, proveedores, accionistas y obviamente a los integrantes de la misma organización, influyendo en el entorno y liderando el mercado. No es posible concebir una gerencia del Talento Humano, sin considerar la comunicación, la cual debe posibilitar la participación, la expresión y la relación entre las personas.

Hablar de Talento Humano significa hablar de lo "humano", es decir, de la capacidad de crear, de lo emocional, de lo moral, del reconocimiento de las historias particulares, de los anhelos y frustraciones de las personas, de las habilidades, destrezas intereses y motivaciones.

Seres humanos con capacidad que deben ser orientadas hacia metas específicas, de acuerdo con las necesidades de la organización o del área y que deben ser lideradas facultando a estas personas a través de mecanismos de comunicación permanente de tal manera que la estrategia sea lograda.

Es precisamente el Talento Humano el que tiene la capacidad de desarrollar conocimiento, y lo que deben realizar los líderes es gerenciar este talento para generar mas conocimiento, aprovechando la capacidad de innovación que poseemos los humanos. No es posible generar conocimiento a partir del conocimiento sin que esto conlleve a la innovación. Y no es posible hablar de conocimiento sino se hace referencia a las personas. En este sentido, consideramos que cuando nos referimos a organizaciones inteligentes, y organizaciones que aprenden, debemos entenderlas como Talentos que de manera organizada entorno a un proyecto, pueden aprender y generar conocimiento, cada vez con mayor rapidez y de manera innovadora si se quiere sobrevivir en un entorno cada vez más competitivo.

Para que este Talento Humano, que requieren las organizaciones, pueda lograr grandes resultados, se necesita gran dedicación para lograr metas cada vez más retadoras y para esto se necesita desarrollar un tipo particular de motivación en las personas: la motivación al logro.

El Talento Humano, requiere un tratamiento de manera integral. No es posible entenderlo en las organizaciones, sin considerar aspectos como: sus intereses particulares, su motivación, contexto social y económico (incluida la familia), las características de personalidad, los estilos preferidos de aprendizaje, la forma como construye la realidad, las habilidades intelectuales, psicomotoras y sociales, los sueños, aspiraciones y especialmente el potencial de desarrollo. Este Talento debe ser tratado como individuo, como persona autónoma y libre que es, con la suficiente responsabilidad y capacidad para alcanzar las metas necesarias. Solo una concepción así, permitirá que las organizaciones realmente sean centros de generación del conocimiento, que las personas puedan aprender cada vez mas y generar valor agregado. La productividad del Talento Humano requiere que se ubique a las personas en la esfera en que se tienen posibilidades de obtener resultados y no en áreas en que sus habilidades y conocimientos no tienen éxito por bien que se desempeñen. Es por este motivo que se debe tener especial cuidado en los procesos de selección y colocación. Es indispensable comprender el comportamiento del otro no solamente para gerenciar el Talento, sino también para alcanzar con éxito los planes y proyectos trazados.

La dinamización del conocimiento del Talento Humano deberá ser promovida, no solamente mediante la capacitación formal por medio de cursos, seminarios, auto estudio, etc, sino que deberá remontarse hacia esquemas nuevos, como el Internet, los cursos asistidos por computador y los programas tutoriales, entre otros, que permitan tener mejores resultados, por ser estos métodos ágiles para la asimilación y abstracción del conocimiento. La preparación de los talentos será una labor cuidadosa de la cual dependerá en buena medida el éxito y el futuro de las organizaciones. Las organizaciones deberán adquirir el carácter de universidades, resaltando la investigación. Será de esta manera como sus integrantes aprenderán cada vez mas, serán más productivos y competitivos y estarán mas orientados hacia las necesidades de los clientes.

El liderazgo

En las organizaciones nos encontramos con un potencial que merece y debe ser desarrollado, para presentar iniciativas, asumir responsabilidades, orientar la propia conducta en el sentido más favorable a los intereses de la empresa. Para motivar a las personas y permitir que estas desarrollen su potencial, se debe entender el trabajo como generador de talento (habilidades y destrezas), se debe propiciar que la persona encuentre sentido a lo que está haciendo, que se encuentre comprometido con su labor, que le de significado y valore su trabajo. Esto requiere un estilo de liderazgo basado en la confianza en las personas, en el empoderamiento del Talento Humano, con el convencimiento de que las personas siempre utilizan su juicio para tomar las mejores decisiones que favorezcan a la organización, sus clientes y accionistas. Es indudable que la gestión del Talento Humano requerirá que los líderes sepan un poco de psicología, ya que en todo momento deberán interpretar y manejar el comportamiento y las emociones de las personas con quienes trabajan, a fin de gerenciar y potenciar su talento en beneficio de una mayor eficiencia de su organización. Se hará necesario gerenciar la inteligencia de las personas, como un factor clave del hombre de conocimiento.

Otro aspecto fundamental en la Gestión del Talento Humano, es al ejercicio del poder. Hemos señalado en párrafos anteriores que las personas, para poder ejercer el conocimiento que poseen, deben estar empoderadas, es decir, se debe confiar plenamente en su buen juicio. Lo anterior riñe con el clásico concepto de que el poder debe usarse para controlar a las personas y para que estas hagan lo que el líder pretende, mandar. Un poder que suele ser explotador, al beneficio de quien manda, pero que inhibe el desarrollo de las potencialidades de los individuos. En una nueva concepción de los talentos, el poder debe ser entregado a las personas, debe socializarse y deberá utilizarse en beneficio de la organización, de sus metas y propósitos y estar en concordancia con las necesidades de los clientes y en todo momento ser ético. Los líderes deberán mas bien hacer uso de la autoridad, ya que esta influye, persuade, convence y motiva, sin necesidad de hacer alardes. Los líderes deberán facilitar y capacitar cada vez más. Los trabajadores del conocimiento asumen mayores responsabilidades y de alguna manera se liberan del poder de la organización tradicional.En este ejercicio de la autoridad el líder deberá siempre construir y mantener la confianza y la autoestima de los individuos. No es posible generar conocimiento en organizaciones donde sus integrantes no se sientan seguros a hacer lo que consideran, a proponer cosas nuevas y donde se les degrade. No pueden existir verdaderos Talentos sin autoestima. Ésta es de suma importancia para la generación de la autoeficacia, esto es, la percepción que tienen los individuos de que con las habilidades que tienen y el suficiente esfuerzo alcanzarán las metas fijadas. Los líderes de los Talentos deberán reconocer tanto el esfuerzo como los resultados que alcancen sus colaboradores y a la vez concentrarse en la consecución de objetivos posibles. Aceptar a las personas que conforman su equipo como son, no como pudieran ser. Reconocer y resaltar sus habilidades y puntos fuertes. Ayudarles a identificar las causas de sus errores y apoyarlos para que estos no se vuelvan a presentar. Estos elementos al parecer tan simples generan en los seres humanos sentimientos de seguridad y tranquilidad y permiten que afloren nuevas habilidades y destrezas, sin embargo, debido a la cultura imperante en las organizaciones de nuestro medio, estas prácticas brillan por su ausencia.

El manejo del cambio

Otro aspecto fundamental que se deberá liderar en el Talento Humano es el relacionado con el manejo del cambio. Solo con personas con el suficiente conocimiento y habilidades para enfrentar el cambio se podrá hacer frente a un entorno cada vez más competitivo. Cambios que son demasiado rápidos, intensos y periódicos y a los cuales hay que anticiparse con soluciones proactivas a fin de no perder posición en el mercado, donde se debe ser innovador en servicios y productos. Esto solo será posible si las personas aprenden a convivir con el cambio y especialmente si se convierten en generadores del mismo.

Se hace necesario desarrollar tecnologías efectivas que ayuden a las personas a adaptarse y a la vez ser generadores del cambio, porque los seres humanos por naturaleza se resisten al cambio, pero también por naturaleza son generadores del mismo. Este es un reto para las áreas de Recursos Humanos quienes deberán convertirse en los abanderados del cambio en las organizaciones, en verdaderos líderes del mismo, mediante acciones y tecnologías que ayuden a las organizaciones a ser mas dinámicas y flexibles. Este es quizás uno de los aspectos que más dificultad presenta a las organizaciones de hoy; garantizar que las personas cambien en la dirección y velocidad que la organización requiere para implementar las estrategias y decisiones.

La Tecnología

Hablar de gestión del Talento Humano implica necesariamente hacer referencia a la tecnología, no solo para poder hacer un adecuado manejo del conocimiento, sino del mismo talento. Los sistemas de información de Recursos Humanos disponibles actualmente unirán mas a las personas y a la vez las hará más independientes. Las unirá en la medida en que dispondrán de una misma fuente de información que les permitirán compartir y generar así conocimiento. Por otra parte serán más independientes en la medida en que la información disponible no será del dominio de unos pocos, sino que estará al alcance de quien verdaderamente la necesite para tomar las decisiones de manera oportuna y de forma adecuada. La tecnología apoyará los procesos de Recursos Humanos, haciéndolos más eficientes, agilizando las labores manuales, eliminando redundancias y en general disponiendo de información en tiempo real. Con este soporte se eliminarán cantidad de trámites innecesarios optimizando así la función del personal de las áreas de Recursos Humanos y liberándoles tiempo para labores más estratégicas para el negocio.

La tecnología en los Recursos Humanos jugará un papel de suma importancia, apoyando procesos administrativos como la planeación del recurso humano, la selección del personal, la gestión del desempeño, la capacitación y el desarrollo. Piénsese en los programas de capacitación asistidos por computador (CBT) y las ventajas que esto acarrea como el mejoramiento en la cantidad y calidad del aprendizaje, así como las economías a escala que se derivan de su uso en organizaciones de mediano y gran tamaño. El Internet, la Intranet y la extranet, serán de suma importancia para soportar la gestión del conocimiento, toda vez que estos medios son, por naturaleza, grandes repositorios de información de acceso público con utilidades ilimitadas.
Un Talento Humano como el caracterizado aquí deberá permitir crear organizaciones que desarrollen diferenciaciones que generen ventajas competitivas, es mas, este mismo Talento será una diferenciación cuyo valor agregado fácilmente los clientes percibirán.

Ver documento -La Gestión del Talento Humano en la era del conocimiento por Henry Ospina Jiménez- en formato PDF

 

Artículos recientes

Artículos más leídos

Contáctenos

Información de contacto.